Los colores, los grandes influyentes de la conducta y las emociones de los niños

Muchos son los estímulos que influyen en la conducta y las emociones de los más pequeños. Uno de los aspectos más influyentes son los colores, ya que estos son, sin duda, el elemento que más estimulará el desarrollo visual.

La coloterapia es una pseudoterapia que tiene una meta muy clara: conseguir cambiar el estado de ánimo de la persona, como también, su comportamiento a partir de los colores. Algunos, como hemos podido ver, consiguen calmar al niño aportando paz y tranquilidad, otros le activan ofreciéndole energía y modificando conductas como la agresividad.

El verde, para muchos psicólogos, consigue el equilibrio en los niños. ¿Por qué? Pues porque es un color que transmite armonía y que consigue trasmitir calma al sistema nervioso. Por lo tanto, es un color muy beneficioso para aquellos niños con más temperamento, ya que les ayuda a calmarlos. No obstante, puede ser un color perjudicial para aquellos pequeños que necesitan más estímulos que otros.

Por otro lado, si se necesita aportar al niño paz y serenidad, el color por excelencia es el azul. Un tono cromático capaz de ayudar al sueño del niño. Por este motivo, es ideal para aquellas personas con problemas a la hora de dormir y conciliar el sueño.

 

¿Sabes qué es el que trasmite el color blanco? ¿Puedes llegar a imaginarlo? ¡Sí! ¡Lo que creías! El blanco es el color con más unión con la serenidad, la calma y la pureza. No obstante, ¿sabías que es el color estrella para estimular la creatividad de los más pequeños de la casa?

Todas las emociones que ofrece consiguen que el niño/a se sienta optimista, con energía y que, por estos motivos, consiga ser más creativo.

Claramente, el color que aporta más energía al ser humano, más vitalidad y estímulos es el color rojo, por su gran intensidad cromática. Gracias a esta intensidad es un color importante para aquellos niños más tímidos, con problemas relacionales y sociales. Por otro lado, es necesario alejar este color de los niños con problemas de hiperactividad o más agresivos.

El negro, como es evidente, es un color que trasmite negatividad, por este motivo se le ha asociado con el paso de los años con aspectos negativos de la vida, como la muerte, la tristeza o el temor. De esta manera, es muy fácil que sea un color que trasmita emociones muy poco beneficiosas para el sistema nervioso de los niños y las personas en general.

¿Y qué nos dices del lila o el amarillo? Son colores vivos que trasmiten emociones muy positivas. El primer de todos es una mezcla excelente entre el azul y el rojo, hecho que consigue trasmitir tanto tranquilidad como vitalidad. Por otro lado, el amarillo es fundamental para el estímulo intelectual de los niños.

¡Rodéate de colores en Color It!

Infinidad de colores podrán invadir cada una de las piezas que escojas para dar más armonía, más calma o más intensidad a tu creación y a tu interior. Ahora que ya sabes los beneficios de los colores en los más pequeños de casa, no dejes escapar la oportunidad de compartir un tiempo de calidad con tu pequeño, pintando piezas con los colores que elijan y que les haga sentir mejor.

Color It se rodea, diariamente, de colores más intensos, tonos pastel, tierra, vivos o más apagados para poder satisfacer los gustos de cada uno. Muchos de ellos, estamos seguros de que al plasmarse a la pieza son un mero reflejo de las emociones del creador.